Perfil del Guía de Pesca Profesional PDF Print E-mail
Written by Marcos Czerwinski   
Thursday, 09 January 2003
La pesca deportiva es el pasatiempo más practicado en el mundo. En Estados Unidos de América son mas los pescadores deportivos que los golfistas y tenistas sumados. La pesca con mosca fue la especialidad que más se desarrolló en la última mitad del siglo pasado.

Requisitos Básicos y Desarrollo Profesional. Desde hace mas de cinco siglos que existe en Escocia la figura del Ghillie. Esta persona era el cuidador de los ríos salmoneros aunque también su función era la de guiar a los pescadores británicos autorizados a pescar en esos ríos. Cumplía esta función por razones obvias. Conocía su río mejor que nadie, lo pescaba mas tiempo que cualquiera y ataba las mejores moscas para ese río. Muchos nombres pasaron a la historia a través de las moscas que ataron y que al día de hoy se atan aunque exclusivamente para exhibiciones y concursos.

El servicio de guiado en otras partes del mundo fue naciendo de la necesidad de los pescadores, básicamente europeos, que empezaron a viajar a pescar a lugares poco accesibles, con buena y poca presión de pesca. Este deambular por el mundo de los pescadores deportivos fue favorecido por la constante modernización de los transportes, primero marítimos y luego aéreos.

Nuestra Argentina no fue ajena a estas visitas y Tierra del Fuego siempre fue, a partir de los años cincuenta, un destino preferido al que llegaban unos pocos. Fue y es un destino muchas veces apodado de romántico por la lejanía de todos los centros urbanos del mundo y por la excelente calidad de pesca.

Aquellos Ghillies de Escocia se fueron transformando en Guías de Pesca con el correr de los años. Los primeros tal vez fueron los descendientes de los inmigrantes europeos, sobre todo británicos, quienes ya tenían incorporado en ellos el deporte de la pesca con mosca quienes comenzaron a llevar a los visitantes a los ríos y lagos donde ellos pescaban.

En la desierta Patagonia de aquellos años estos precoces Ghillies/Guías de Pesca patagónicos encontraron una manera de incrementar sus economías acompañando a todo aquél que se contactara con ellos con anticipación. Al existir el Correo común y el telégrafo como medios de comunicación, estas reservas se hacían con uno o dos años de adelanto.

Con el correr del tiempo, estos pescadores locales avenidos a Guías de Pesca se tuvieron que ir perfeccionando en sus técnicas de pesca para ponerse a la altura de los ilustres pescadores internacionales que empezaron a atender. Comenzaron pidiéndole a sus clientes que les trajeran literatura sobre la pesca con mosca y sobre el atado de moscas ya que en el país no existían. Tuvieron que perfeccionar su inglés, tanto para comunicarse con sus clientes como para poder leer esos libros. Y tuvieron que ponerse a estudiar la historia, la geografía y la ictiología de su zona para comprender mejor a la trucha, mas que nada, pero también para atender la curiosidad de sus clientes.

Ante la creciente demanda de servicios de guiado en los últimos treinta años, aquellos viejos Ghillies/Guías de Pesca patagónicos marcaron un perfil de lo que debe ser un buen Guía de Pesca Profesional en la actualidad.

Los requisitos básicos y en orden de importancia para ser un Guía de Pesca Profesional son los siguientes: ser pescador con mosca; tener vocación de servicio; dominar ampliamente las técnicas de pesca; conocer el medio donde va a desarrollar su actividad; dominar idiomas; tener cultura regional; y, preferentemente aunque no necesariamente, residir en el área de trabajo.


A - Ser pescador con mosca.
La pesca deportivo-recreativa es una actividad que no a todas las personas le gusta. Muchos la practican por haber tenido acceso a este deporte, pero hay muchos otros que aun teniendo las mismas oportunidades no se entusiasmaron con la misma.

La pesca con mosca es un deporte que engloba una cantidad importante de actividades diversas y conexas para las cuales se requiere de tiempo libre para practicarla e ir conociendo todos sus secretos. Este aprendizaje se logra únicamente adquiriendo experiencia pescando y complementando la misma con la lectura de libros y publicaciones dedicadas a ella. Debido a que el aprendizaje de este deporte se hace mas en el campo que en las aulas lleva mucho tiempo pasar por la diversidad de situaciones que normalmente se pueden presentar en un día de pesca cualquiera.

Se sabe que se han escrito mas libros sobre la pesca en el mundo que sobre cualquier otro tema. Lo cual demuestra la amplitud con la que se abarca este deporte y que no es tan simple llegar a ser un pescador promedio con solo ir a pescar los fines de semana. Entonces, para llegar a ser un pescador de nivel profesional como para poder desempeñarse decorosamente como Guía de Pesca, no solamente hay que ser pescador y sentir la pesca como una pasión propia, sino que hay que profesionalizarse con la lectura, el estudio y la práctica de este deporte.

En las últimas décadas la pesca con mosca se ha popularizado en todo el mundo, sobre todo entre los pescadores de salmónidos. Actualmente ya se pesca otras especies con este sistema tanto en agua dulce como en el mar. Por lo tanto, los pescadores/clientes a quienes atiende el Guía de Pesca, la mayoría de las veces son pescadores con mucha experiencia y se debe estar al nivel profesional/deportivo de ellos para poder brindarles un buen servicio.

Un Guía de Pesca debe ser, consecuentemente, un pescador experto, sobre todo en la zona donde va a desarrollar su actividad profesional para poder entender y atender los requerimientos de sus clientes. No se puede ser instructor de tenis sin saber jugar. No se puede pretender ser corredor de autos si no se sabe manejar un vehículo.

El hecho de ser pescador y de haber acumulado muchos años en la pesca, tanto con la caña en la mano como con los libros, hace que la transición de pescador a Guía sea la lógica, siempre y cuando ese pescador quiera pasar al profesionalismo de la pesca y tenga la vocación de servir a otros pescadores.

El profesionalismo dado por los conocimientos adquiridos con los años de pescador mas la experiencia de pesca vivida hace que el Guía posea un cúmulo de vivencias y un rico anecdotario que hará que su cliente tenga a su lado algo aproximado a un compañero de pesca además de un Guía de Pesca.

B - Tener vocación de servicio
La actividad profesional que va a desarrollar un Guía de Pesca es una actividad de servicios deportivos. El Guía va a servir a su cliente deportista, lo cual quiere decir que lo va a atender y a ayudar en todo lo referente a la pesca en sí como, así también, en todo lo relacionado con su estadía si así lo pautan.

El Guía tiene que tener claro el concepto de lo que el servicio significa, de que su función es la de allanarle todos los inconvenientes que puedan presentársele al cliente tanto en la pesca como en otros tópicos. Servicio no significa servilismo, pero, sin llegar a este extremo, el Guía debe estar siempre bien dispuesto, atento a las necesidades de su cliente adelantándose muchas veces a los acontecimientos.

Además de estar siempre bien dispuesto tiene que estar, en lo posible, de buen humor y con buen ánimo. No debe pasarle al cliente problemas propios y tratar siempre de mitigar el mal humor que éste pueda llegar a tener por alguna razón particular. Muchas veces el Guía tiene que obrar como juez ante una disputa de algún tipo entre sus clientes, siempre y cuando esté relacionada específicamente con la actividad. De otra manera debe guardar su lugar de Guía-Cliente y tratar de no inmiscuirse en los asuntos que surjan entre ellos. Si los clientes piden su intervención lo hará con toda discreción tratando de solucionar el problema de la manera mas justa e imparcial posible.

Dentro de lo que es la vocación de servicio se puede mencionar también el especial cuidado que se debe tener en cuanto al cumplimiento de horarios y a la seguridad en la operación. El Guía debe tener don de mando como para tener la operación controlada en todo momento y para que se respeten las pautas aceptadas por los clientes y por él mismo en lo que al servicio se refiere. Si el propio Guía no cumple con estas pautas, los clientes, además de tener el derecho de reclamarle van a complicarle su tarea en medio del desorden. Todo desorden conduce a una situación descontrolada y ésta es propicia para los accidentes. La seguridad debe ser, sobre todas las cosas, un elemento a poner especial atención en este servicio.

El Guía que tiene verdadera vocación de servicio siempre dará un poco mas de sí para el bienestar y seguridad de su cliente.

C - Dominar las técnicas de pesca
Un buen profesional debe estar preparado para cualquier contingencia. Se le van a presentar clientes con distintos niveles de conocimientos. Los habrá expertos y también principiantes. A estos últimos muchas veces les tendrá que enseñar todo, desde lo básico como lo es lanzar una línea de mosca y atar un líder a una línea hasta atar una mosca a un líder. Para lo cual él mismo debe conocer no solamente todas las formas de lanzamiento de la mosca, con diferentes cañas, con diferentes líneas, en un río vadeando o en un lago desde un bote, sino que deberá saber cómo enseñarle explicándole las técnicas para cada situación. Y, por sobre todas las cosas, debe ser paciente.

Los clientes expertos no son fáciles de atender tampoco. Algunos de ellos creen que gracias a la gran experiencia que ellos poseen no necesitan ningún consejo o sugerencia del Guía. Hay que ser muy cuidadoso y sutil en la atención técnica a este tipo de clientes.

Cada lugar donde el Guía esté desarrollando su actividad va a tener innumerables variantes para pescar. Para lo cual el Guía debe estar preparado para sugerir el cambio de una caña, de una línea, o del largo del líder, o de una mosca o del tipo de lanzamiento para que el pescador/cliente tenga éxito.

Si tomamos en cuenta que es enorme la variedad existente en el mercado de cañas, líneas, líderes y moscas, por ejemplo, la elección por parte del Guía debe ser muy precisa, sobre todo si el pescador es un experto. Un error del Guía ante un pescador experto es corregido por el mismo pescador. Pero un pescador novel, en cambio, se queda sin pescar.

Hay cientos de variedades de líneas para mosca. Las hay de distintos pesos, de distintas formas, para distintas funciones, con distintas performances. Cada una para una situación determinada de pesca. Lo mismo se aplica para los líderes y para las moscas. De estas últimas hay decenas de miles de modelos con variables casi ilimitadas en función de sus formas, tamaños, funciones, colores, materiales con los que están atadas, insectos que imitan y especies que se pretende pescar.

A lo anterior hay que agregar los conocimientos que el Guía debe tener sobre cañas de mosca con la amplísima variedad de modelos y funciones que ellas poseen. Conocer perfectamente las cualidades y calidades de cada modelo y las diferencias con otras marcas y saber cómo combinarlas con las líneas a usar o con las condiciones a pescar. Y, finalmente, saber enseñar a usar el equipo elegido al cliente poco experto.

El Guía debe tener conocimientos profundos de todas estas variables que tiene a su disposición para poder sugerirle a su cliente el equipo adecuado para lograr el éxito en la pesca. Pero estos conocimientos no solamente se limitan a los referidos al aspecto técnico de su equipo, sino que, además, entran en juego los conocimientos sobre la forma de emplearlos. No es lo mismo pescar en un arroyo que en un río. No es lo mismo un río de montaña que uno de llanura. Tampoco es igual un lago a una laguna. Cada uno de ellos se pesca distinto y se pueden emplear múltiples variables técnicas, tanto de orilla, vadeando o embarcado.

D - Conocer el medio.
De nada sirve que el Guía sea un maestro en los aspectos técnicos de su equipo de pesca si no conoce el medio en el que tiene que desarrollar su actividad. Debe tener conocimientos exhaustivos en cuanto a las especies que habitan su zona de trabajo. Además de conocer sus características biológicas, deberá saber cuáles son los hábitos alimentarios de cada una de ellas, cómo se desenvuelven en su hábitat y la Entomología del lugar.

Si el Guía no conoce los diferentes estadíos de un insecto acuático del cual se alimenta la trucha en un momento determinado del día y de la temporada, no va a poder sugerirle a su cliente la técnica más eficaz para lograr la captura.

Y en este especto también se presentan infinitas variables para las cuales el buen Guía debe estar preparado. No todas las truchas o especies se alimentan de la misma manera, ni se procuran el alimento de igual forma. La trucha en un espejo de agua tiene un comportamiento muy diferente a la misma especie en un río o arroyo.

Las variables meteorológicas en la zona de trabajo también influyen en el mismo. El conocimiento de algunos aspectos de esta ciencia también ayuda al Guía a desarrollar su actividad correctamente. El puede anticiparse con buenos pronósticos a los acontecimientos adversos y puede decidir con propiedad y acierto un cambio de planes para sus clientes.

El íntimo conocimiento del medio al cual llega un Guía después de trabajar en el mismo durante cierto tiempo hace que el cliente tenga confianza en él, acate sus sugerencias, tenga éxito en la captura y quiera repetir la excursión en otra oportunidad.

E - Dominar idiomas
Uno de los aspectos técnicos científicos con mayor adelanto en el Siglo XX fueron las comunicaciones. Hoy no se concibe que una persona no se pueda comunicar con otra. El mundo está muy relacionado entre sí gracias a las comunicaciones. Pero esto no se refiere exclusivamente al aspecto técnico de las mismas, sino que, además, este éxito se debe al dominio de varios idiomas que poseen las personas con proyección internacional.

El buen Guía de Pesca no debe ser ajeno a este desarrollo. Su trabajo se centra fundamentalmente en la comunicación entre él y su cliente. Si las dos partes hablan distintos idiomas y no se pueden comunicar entre sí, no se está dando un buen servicio. El Guía verá limitado su trabajo, exclusivamente, a la clientela que domine su mismo idioma.

La comunicación entre Guía ? Cliente debe ser fluida desde un principio, desde la publicidad que hace de sus servicios en medios extranjeros y desde los momentos previos a la contratación del servicio, durante el servicio mismo y hasta el envío de tarjetas de Navidad a todos sus clientes.

F - Cultura Regional
Si bien el pescador viene a practicar su deporte favorito el Guía debe tener conocimientos sobre la región donde vive o trabaja más profundos, tal vez, que el común de los pobladores. En algunos momentos de descanso el pescador querrá saber algo sobre la zona, tanto por curiosidad como por cortesía.

El Guía no puede desconocer datos regionales elementales como economía, historia, geografía, botánica y zoología. Son temas que muchas veces, sin pensar mucho en ellos, comentamos a diario entre amigos. Hay muchos pescadores que son curiosos por naturaleza y generalmente hacen preguntas relacionadas con estos temas.

El Guía debe recordar que el cliente tomó sus servicios para pescar, no para hablar de su familia o de su trabajo. Si el cliente no toca estos temas el Guía debe abstenerse de hacerlo. El tema común entre ellos es la pesca y sobre la misma se puede hablar con total libertad.

Es recomendable no entrar en temas políticos, religiosos ni raciales.

G - Residir en la región
Residir en la región no es una ventaja para el Guía de Pesca residente sobre el Guía no residente. El Guía residente no va a conocer mucho mas sobre sus ríos o lagos con respecto a un Guía que no resida en la zona. Durante los meses de veda el residente no puede pescar ni tampoco acercarse a estos medios congelados para su estudio.

Lo positivo de que el Guía resida en la región son los afectos que éste crea con su entorno, ya sea familiarmente o comunitariamente. El Guía es la persona que más conoce sobre el ambiente por estar muchos meses en contacto permanente con el medio, viendo y estudiando su evolución día por día. El Guía es uno de los que más conoce sobre las poblaciones de salmónidos, sobre su crecimiento o merma y, tal vez, de las causas que las originan, naturales o por la depredación o desidia del hombre.

Este conocimiento del medio y los afectos que crea hacen que su voz sea la primera que se levanta a favor de la conservación del medio, que es su medio de subsistencia, contribuyendo al desarrollo económico de su zona.

Al ser residente el Guía crea tradiciones que se van pasando de generación en generación, como las de aquellos Ghillies de Escocia, legando no solamente la profesión propiamente dicha, sino que, además, contribuye con sus conocimientos y dedicación a la conservación del medio ambiente, su área de trabajo.

H - Desarrollo profesional
La carrera profesional de un Guía de Pesca se desarrolla de la siguiente manera sobre la base de lo que naturalmente ya sucede en nuestro país. El pescador con mosca, experto y reconocido por sus pares y con vocación de servicio decide profesionalizarse y hacer de su deporte un medio de vida. En la actualidad tiene dos alternativas, trabajar como Guía Independiente o trabajar en alguna Operación de Servicios al Pescador ya montada o en algún Lodge de Pesca u Hostería.

Para trabajar como Guía Independiente debería poseer conocimientos y experiencia profesional que son difíciles de adquirir autónomamente pero no imposibles. Debe armar su propia estructura de trabajo, formar su clientela, invertir en equipos, tanto de pesca como de transporte terrestre y acuático. No es una manera simple de comenzar pero para el Guía que busca la independencia laboral y económica es el camino a seguir teniendo ante sí un vasto campo de desarrollo.

La segunda opción es la de trabajar dependiendo de una Operación de Servicios ya armada por algún otro Guía Independiente o en algún Lodge de Pesca u Hostería en zonas de pesca. Si la primer opción, la de ser Guía Independiente, es difícil en sus comienzos, ésta, la segunda opción es más difícil todavía. Son prácticamente inexistentes los puestos de trabajo disponibles en estos servicios y los requisitos para poder acceder a estos trabajos son más exigentes cada día. Si son empresas que manejan clientela de primer nivel, van a pretender disponer de un personal de servicios de un nivel acorde.

Una alternativa en los comienzos de la carrera es la de trabajar como Aprendiz cumpliendo funciones de ayudante de Guía de Pesca. Ningún médico sale a operar apenas obtiene el diploma sin pasantías primero y especializaciones después. Lo mismo podría hacerse con los aspirantes a Guía de Pesca si existiese la posibilidad de ingresar en alguna empresa como Aprendiz, como ayudante del Guía de Pesca Profesional. De esta manera podría adquirir la experiencia que le falta para independizarse montando su propio Servicio, obteniendo la licencia habilitante y cumpliendo con todos los requisitos que marcase la Ley. En su defecto, podría continuar en la empresa que lo contrató como Aprendiz.

Tanto en las operaciones de pesca tipo Lodge u Hostería como en las Independientes que trabajan en distintos ríos y lagos de nuestra Patagonia el Guía de Pesca tiene posibilidades de progreso en función de su capacidad y experiencia. Normalmente el Guía mas experimentado, además de guiar, es el que supervisa la actividad del resto de los Guías del equipo. Este cargo lleva el nombre de Head Guide, o Guía Principal. Los Guías Principales que se destacan son los que tienen la posibilidad de acceder al cargo de Gerente o Anfitrión en la misma operación donde trabaja o en otra diferente, tanto en el país como en el exterior. Este Gerente no solamente debe tener la capacidad para manejar y supervisar el trabajo de los Guías sino que tiene que tener la capacidad para conducir toda la Operación en su parte logística y administrativa y de personal de otros servicios si los hubiere.

I - Actividades conexas
La actividad del Guía de Pesca Profesional es muy desgastante, tanto física como síquicamente, lo cual hace que los años productivos no sean muchos. Otra situación a tener en cuenta es que el trabajo es estacional, de temporada, la cual, en el mejor de los casos, dura unos cinco meses. Alrededor de los cuarenta y cinco años es la edad en que la mayoría de los Guías dejan de trabajar como tales y muchos se encuentran con que tienen edad y fuerzas para realizar otros emprendimientos pero, por no haberlo previsto con tiempo, les faltan bases para seguir en el sistema.

Los Guías de Pesca deberían tomar sus recaudos para aprovechar esos pocos años que tienen de productividad plena guiando y aprovechar los tiempos entre temporadas para producir en otros campos relacionados con la pesca.

En la actualidad en Argentina, la demanda de Servicios al Pescador va incrementándose, sobre todo en el norte y litoral de nuestro país, con la popularidad que está adquiriendo la pesca con mosca del dorado entre los pescadores nacionales y extranjeros.

En el caso concreto de los Guías de Pesca de Tierra del Fuego, éstos podrían trabajar en contra-estación con la pesca del dorado armándose sus propios servicios con Guías de aquella zona o en forma independiente.

El capital más importante del que dispone el Guía de Pesca es su cliente, ya que con él pasa la mayor parte del tiempo y con quien llega a forjar lazos hasta de amistad en muchos casos. Si hay buena relación entre Guía ? Cliente, éste siempre va a seguir al Guía en todo lo relacionado con la pesca. El Guía es el que tiene el poder como para influenciar a su cliente, tanto al sugerirle que mosca debe usar como a que lugar le conviene ir a pescar. Ninguna Agencia de Viajes tiene ese poder.

El dominio de idiomas, por ejemplo, también es muy importante en el desarrollo de las actividades conexas de los Guías. Varios Guías trabajan a contra estación en otros países y a muchos se les ha presentado ya esta oportunidad. El tomar un trabajo como éste, no solamente es beneficioso económicamente para el Guía sino que los conocimientos y experiencia que se adquieren es un capital seguro y que rinde intereses siempre.

Para los que no tienen la posibilidad de trabajar a contra estación hay una diversidad de actividades que pueden desarrollar fuera de la temporada de pesca incrementando sus ingresos económicos o desarrollándose intelectualmente para su futuro.

Entre las actividades remunerativas y afines a su profesión está el atado de moscas, el arreglo de equipos, dictado de cursos y conferencias, la producción de programas de televisión, corresponsalías para revistas especializadas, publicación de revistas, escribir libros.

Hay muchas personas que toman el atado de moscas en forma profesional y generalmente llegan a tener una actividad de tiempo completo con ello. Esto les permite salir a pescar cuando el Guía está trabajando.

El Guía de Pesca es el que mejor sabe que moscas funcionan o podrían funcionar. Por lo tanto, nadie mejor que él para atarlas durante el invierno para luego vendérselas a sus clientes o negocios del ramo.

Los que atan moscas poseen grandes habilidades manuales. ¿Porque no aprovecharlas para el arreglo de cañas de pescar, reeles, waders y demás partes del equipo del pescador? Estas habilidades se podrían aprovechar también en hacer artesanías o para pintar.

Normalmente los Guías son buenos narradores. El trabajo diario los educa de esa manera. La habilidad de narrador, mas los conocimientos sobre pesca y sus técnicas es una buena conjunción para poder dar cursos y conferencias en clubes, asociaciones de pesca y hasta en congresos sobre la materia.

En la actualidad todos los deportes venden, inclusive la pesca. La pesca con mosca se está abriendo camino rápidamente en los medios de comunicación y es una buena veta para explotar por los Guías, quienes son los que entienden del tema.

La publicación de artículos en los medios gráficos, la edición de videos de atado, de lanzamiento o de técnicas de pesca, son algunas de las alternativas que tiene el Guía para sus épocas de poca actividad.

Hoy tímidamente se están empezando a dar materias en los colegios que tienen mucho que ver con la pesca con mosca. No se desarrolla mas esta actividad porque hay muy pocos docentes con conocimientos sobre pesca con mosca.

Es la oportunidad, entonces, de aprovechar los meses de invierno para estudiar alguna carrera afín a la actividad del Guía. Carreras como Turismo, Ciencias Naturales, Biología, Hotelería, en un futuro no muy lejano irán de la mano, cuando ya no lo están haciendo, con la profesión de Guía de Pesca.

Está nada mas que en la voluntad del Guía de Pesca Profesional superarse día a día para poder afrontar otras actividades cuando el guiado deje de ser su recurso económico principal.

MARCOS JUAN CZERWINSKI
Anglerstdf.com

Last Updated ( Monday, 07 July 2008 )
< Prev   Next >
Advertisement

Angler's Tierra del Fuego
Diseño web optimizado para buscadores: www.desarrollodeweb.com.ar